jueves, 29 de septiembre de 2011

REFLEXIONES DESDE MI BALCON … Naufragando entre sueños



DESDE MI BALCON … Naufragando entre sueños


Me despertó un ruido, miré y era una silueta extraña que estaba en la venta de mi balcón, su reflejo era como el de una medusa y sus dedos afilados como la punta de una espada que no llegaba bien a adivinar.

Sabía que no era mi Amado había zarpado con el viento, lo había llamado para recorrer el mundo cantando sus lamentos y quebrantos.

Yo seguía en mi cama impávida y con el miedo metido en el cuerpo, escondida entre las sábanas, y solo mi soledad me acompañaba.

La Silueta se fué haciendo enorme, cubriendo una sombra de mi alcoba mientras el terror entraba por mi entrañas; había asaltado mi balcón y pronto estaría encima de mí. Me puse de pie y solo logré alcanzar mi dormilona blanca de seda mientras mi cuerpo gritaba de miedo .



Comencé a llamar a mi Brillo del Mar para que viniera a rescatarme y al ver que no me escuchaba me quede aterrada de miedo; en segundos la silueta se me hizo presente de espaldas y sentí que estaba a mi lado siendo tal mi enorme sorpresa al comprobar que se trataba de una Sirena hermosa y encantadora.

Habia venido a avísame de que mi Amado había naufragado y que mi Brillo del mar, lo acompañaria hasta que yo fuera a rescatarlo.

Sentí mucho miedo, hasta que la Brisa del Mar me dio fuerza y junto con la Sirena fuimos a buscarlo entre tempestades. Viajamos mucho mar adentro y parecía infinito el horizonte, mientras olas nos agitaba de un lado a otro sin cesar.


A lo lejos divise a mi Amado y lo encontré escribiendo versos de llantos en su barca, como si de una carta de amor se tratase. Al verme su rostro se iluminó y su pluma dejó de plasmar pensamientos para llegar hasta mi y entre abrazos y besos esperar juntos los dos la tan ansiada calma. Bello fué nuestro regreso, mi amado y yo juntos en medio del mar junto a mi brillo, esperando anclar hasta la eternidad en nuestro bello Rincon de Amor.


Beatriz
29Sep/11

1 comentario:

  1. uffff, que susto amiga,gracias a Dios no fuè nada malo, saluditos

    ResponderEliminar